(Washington, DC, 23 de enero de 2019) – El gobierno de Estados Unidos debe defender las protecciones para las víctimas de violencia doméstica, dijeron hoy el Centro de Estudios de Género y Refugiados (CGRS, por sus siglas en inglés) y Human Rights Watch.

En diciembre de 2018, un juez federal reprochó duramente el intento más obvio del gobierno de Trump de socavar las protecciones de asilo para los y las sobrevivientes de violencia doméstica. Un fallo de junio del entonces fiscal general Jeff Sessions en un caso que involucraba a una mujer cuyas iniciales responden a A.B. trató de imponer una amplia prohibición a las solicitudes de asilo basadas en denuncias por violencia doméstica. Después de la demanda que presentaron CGRS y la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles a mediados del año pasado, el juez Emmet G. Sullivan del Tribunal de Distrito de EE.UU. para el Distrito de Columbia dictaminó que la administración no podía imponer dicha prohibición y que las personas que alegan ser víctimas de violencia doméstica deben tener una oportunidad justa para poder solicitar asilo.