Existe una creciente tendencia mundial de contraataque frente a los abusos de los autócratas que acaparan los titulares, dijo hoy Human Rights Watch en el lanzamiento de su Informe Mundial 2019. Tanto en la Unión Europea como en las Naciones Unidas y en todo el mundo, coaliciones de Estados, a menudo respaldadas por grupos de la sociedad civil y protestas populares, están resistiéndose a los populistas que violan los derechos humanos.

En la 29ª edición del Informe Mundial 2019, de 674 páginas, Human Rights Watch analiza las prácticas de derechos humanos en más de 100 países. En su ensayo introductorio, el director ejecutivo Kenneth Roth afirma que la gran novedad del último año no ha sido la persistencia de las tendencias autoritarias sino la creciente oposición que enfrentan. Esta resistencia ha quedado de manifiesto en los esfuerzos por desafiar los ataques contra la democracia en Europa, evitar un baño de sangre enSiria, garantizar la rendición de cuentas de los responsables de la campaña de limpieza étnica contra los musulmanes rohinyá en Birmania, detener los bombardeos y bloqueos dirigidos por Arabia Saudita de civiles yemeníes, defender la prohibición de larga data de las armas químicas, convencer al presidente de la República Democrática del Congo Joseph Kabila para que aceptase los límites constitucionales a su mandato, y exigir una exhaustiva investigación del asesinato del periodistasaudí Jamal Khashoggi.