Selina T., de nueve años de edad, ayuda a su amiga Bipana L., de 11 años, a lavar platos y utensilios en Lalitpur, Nepal, donde ambas mujeres viven y trabajan. Ambas niñas se emplean en un horno de ladrillos para ayudar a sus padres. Bipana asistió a la escuela sólo por un día; Selina todavía está en la escuela, pero trabaja durante sus vacaciones escolares. El trabajo infantil es común en Nepal, con alrededor del 40 por ciento de los niños en el sector laboral. Dos tercios de los niños que trabajan tienen menos de 14 años y la mitad labora en ocupaciones peligrosas que pueden interferir con su educación. Las niñas son más propensas a trabajar que los varones (48 por ciento frente al 36 por ciento) y el 60 por ciento de los menors en trabajos peligrosos son  niñas.