Una familia duerme en un campo cerca de Tovarnik, Croacia, tras cruzar la frontera con Serbia. La pequeña ciudad se vio desbordada por la llegada por la noche de aproximadamente 10.000 solicitantes de asilo y migrantes, después de que Hungría cerrara su frontera con una valla de alambre de púas. 18 de septiembre de 2015