La prisión federal de Terre Haute en Indiana es una de las 130 instalaciones federales a las que los ​​condenados por delitos federales de drogas pueden ser enviados.