Migración

Los migrantes —personas que viven y trabajan fuera de su país de origen— son particularmente vulnerables a violaciones de derechos humanos. Los trabajadores migrantes en fábricas y haciendas agrícolas pueden estar expuestos a condiciones de trabajo extremadamente precarias, mientras que los trabajadores del hogar migrantes a menudo enfrentan todo tipo de abusos en las viviendas de sus empleadores. La trata de personas con fines de trabajo forzado es un problema de proporciones globales. Human Rights Watch investiga violaciones de derechos que ocurren cuando los países intentan contener o desviar a migrantes, refugiados y solicitantes de asilo en sus fronteras o dentro de su territorio, y asignan a adultos y menores a centros de detención abarrotados e insalubres, a veces por períodos indefinidos. Numerosos migrantes que huyen de situaciones de criminalidad, pobreza y catástrofes ambientales no tendrán las garantías reconocidas a la condición de refugiado. En cualquier supuesto, todos los migrantes deberían recibir un trato digno.