Introducción
Investigación inicial
Entrevistas de investigación
Lugares
A quién entrevistamos
Cómo entrevistamos a víctimas/testigos
Investigación no basada en entrevistas
Desafíos específicos para la metodología

Introducción

Human Rights Watch realiza investigaciones regulares y sistemáticas sobre abusos contra los derechos humanos en el mundo entero. En todo momento estamos investigando, informando y defendiendo activamente el cambio en más de 70 países. Elegimos los países a examinar y los temas a abordar en función de lo que consideramos requiere nuestra atención y las situaciones en las que podemos marcar una diferencia. Respondemos a emergencias, pero también enfrentamos las condiciones de derechos humanos arraigadas, duraderas o en constante deterioro.

Más de 80 investigadores forman el núcleo de nuestra labor. Trabajan con una metodología establecida, con eficacia demostrada y consistente, que parte de información obtenida de una amplia gama de fuentes, y basada fundamentalmente en la investigación de campo. Algunos de nuestros investigadores están de manera permanente en el terreno, dentro o cerca de los lugares objeto de su estudio y en sitios tan diversos como Buyumbura, Cairo, Bangkok o Taskent. Otros trabajan desde nuestras oficinas principales en Nueva York, Berlín, Bruselas, Londres, Johannesburgo, Moscú o Washington, DC. Todos realizan misiones periódicas de investigación de campo, en las que entrevistan a víctimas y testigos para destacar por encima de todo la parte humana de nuestro trabajo informativo y de incidencia política. Cooperan con activistas de la sociedad civil, abogados y periodistas locales, e intentan establecer contactos con funcionarios de Estado o de gobierno. Desde sus bases permanentes, nuestros investigadores siguen constantemente los acontecimientos relevantes para su trabajo a través de los medios de comunicación, la información de organizaciones afines y la comunidad de investigación, y una comunicación constante por teléfono y correo electrónico con contactos de confianza en la comunidad de activistas locales.

La investigación del problema va de la mano con la investigación de la estrategia de incidencia política: nuestra investigación no se ocupa solamente de las víctimas y los autores, sino también de determinar quién puede y debe asumir la responsabilidad de detener las violaciones de los derechos humanos y ofrecer resarcimiento, las medidas detalladas y específicas que tienen que adoptar, y quién más puede utilizar su influencia y ejercer presión.

Todos nuestros investigadores llegan a Human Rights Watch con un firme compromiso con los derechos humanos y una experiencia adquirida en sus países o temas de trabajo, y provienen de campos tan diversos como el derecho, el periodismo, el activismo de la sociedad civil a nivel local o nacional y la investigación académica. Muchos son profesionales experimentados procedentes de organizaciones afines. Dentro de Human Rights Watch, nuestro personal de investigación está organizado de manera tanto geográfica como temática: cinco divisiones geográficas nos permiten una cobertura global --África, Américas, Asia, Europa y Asia Central, y Oriente Medio y Norte de África, además de un programa independiente para Estados Unidos—. Las divisiones y los programas temáticos agregan profundidad y concentración en temas específicos dentro de los países y las regiones: Armas; Negocios y derechos humanos; Derechos del niño; Terrorismo y antiterrorismo; Salud y derechos humanos; Justicia internacional; Derechos de lesbianas, gay, bisexuales y transgénero; Refugiados; y Derechos de la mujer. Los investigadores trabajan bajo la supervisión de directores de divisiones o programas y los departamentos principales, como la Oficina Legal y de Políticas y la Oficina de Programas, que garantizan el cumplimiento constante de los máximos niveles organizacionales de precisión, equilibrio y persuasión.

Investigación inicial

Human Rights Watch desarrolla sus estrategias de investigación y selecciona los temas a investigar partiendo de los principios rectores de la organización.

 Las fases iniciales de la investigación pueden diferir considerablemente cuando se trate de una situación de emergencia o del rápido desarrollo de violaciones  de derechos humanos, a diferencia de una violación prolongada y cuestiones de derechos humanos a largo plazo. Durante una emergencia, nuestros investigadores intentan documentar las violaciones o abusos que están ocurriendo lo más rápida y exhaustivamente posible; esto requiere que los investigadores se presenten inmediatamente en el lugar,  por lo que es posible que movilicemos a nuestros especialistas en el país o el tema en cuestión, o a nuestros investigadores dedicados a las emergencias. Para las cuestiones a más largo plazo, nuestros investigadores utilizan su especialización existente en el país o el tema para realizar una extensa investigación de los antecedentes y familiarizarse con el contexto y las sutilezas de su objeto de estudio antes de realizar entrevistas con víctimas y testigos.

El objetivo de la fase inicial de la investigación es desarrollar un entendimiento exhaustivo y completo del incidente o la violación de derechos humanos, y obtener un claro sentido del contexto político, social y cultural local en el que se ha producido la violación. El investigador también debe enmarcar la violación con respecto al derecho internacional humanitario y de derechos humanos. La contextualización de la violación o la situación facilita el trabajo del investigador en las fases iniciales de la investigación: identificando a las posibles víctimas y testigos para obtener su testimonio, poniéndose en contacto con todas las personas involucradas en la violación y empezando a identificar los objetivos para la incidencia política. La comunicación con una red local de contactos y actores relevantes es el método principal para que los investigadores se familiaricen con las condiciones locales y obtengan un entendimiento exhaustivo de la situación.

Los investigadores de Human Rights Watch recurren mucho a la comunicación con una red de contactos desde el inicio y durante todas las fases de la investigación. Con frecuencia, los activistas de derechos humanos y los miembros de la sociedad civil locales son los aliados y socios más firmes en el trabajo Human Rights Watch. Estos contactos son fundamentales para los esfuerzos de los investigadores en identificar y entrar en contacto con víctimas y testigos para recabar sus testimonios. También consultamos a otras fuentes como abogados, periodistas, doctores, organizaciones estudiantiles, funcionarios del gobierno, diplomáticos, representantes de organizaciones internacionales no gubernamentales y expertos internacionales, para intercambiar/solicitar información y que nos ayuden a identificar a testigos, víctimas, recomendaciones y objetivos de la incidencia política.

Además de la comunicación preliminar con sus contactos, los investigadores realizan un extenso examen de los antecedentes antes de iniciar las entrevistas con testigos y víctimas. Examinan el derecho internacional humanitario y de derechos humanos, la legislación nacional o local, información de las Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales, estudios académicos  o de políticas, los informes de organizaciones no gubernamentales y los artículos de prensa relevantes para entender mejor la situación y su contexto.

Entrevistas de investigación: Lugares

El objetivo de cualquier misión de investigación de Human Rights Watch es obtener suficiente información sobre un incidente, o sobre violaciones reiteradas de los derechos humanos, para crear una visión precisa de los hechos.  

Esto exige no sólo entrevistar a las víctimas, sino también intentar escuchar a las otras muchas partes de la historia. Para ello, nuestros investigadores siempre intentan llegar a lugares específicos en los que se sabe que han ocurrido o están ocurriendo violaciones. Las condiciones de seguridad y las limitaciones de tiempo pueden afectar considerablemente la elección del lugar de investigación. Antes de cada misión, evaluamos los riesgos y desarrollamos protocolos para la comunicación y la seguridad. En los casos con importantes conflictos armados, los investigadores intentan permanecer en el lugar mientras se lo permitan las condiciones de seguridad.  
    
Cuando investigamos violaciones sistemáticas o reiteradas de los derechos humanos, en lugar de incidentes específicos, primero realizamos un examen de los antecedentes para determinar los mejores lugares para entrevistar a personas afectadas por violaciones de los derechos humanos. Utilizamos amplias revisiones de la literatura sobre el tema, los reportes de los medios de comunicación y las entrevistas informativas con expertos en el tema para orientar la posible investigación. Nuestros aliados locales en las organizaciones de derechos humanos, el mundo académico y la sociedad civil con frecuencia nos ayudan a identificar y determinar las regiones dentro de los países, los distritos dentro de las ciudades o los centros específicos en los que los investigadores pueden entrevistarse con testigos y víctimas de violaciones de los derechos humanos. Los activistas locales también nos ayudan a acceder a las personas a entrevistar una vez localizadas. Con frecuencia, los testigos y las víctimas de abusos contra los derechos humanos pueden estar agrupados en un mismo lugar, como campos de refugiados u hospitales.  
    
Consultamos con frecuencia los estudios y otros datos empíricos existentes para determinar los lugares donde realizar la investigación. Algunos ejemplos del uso de datos para guiar la selección de sitios incluyen:

  • uso de tasas de incidencia del VIH para determinar qué regiones de Rusia visitar para investigar el acceso al tratamiento de la drogodependencia basado en pruebas para consumidores por vía intravenosa.
  • uso de las tasas de disciplina por distrito escolar, junto con las estadísticas demográficas, para seleccionar los distritos de Texas a visitar para investigar los castigos corporales en escuelas secundarias.

En algunos casos, Human Rights Watch intenta contar con un amplio espectro de entrevistados y, por lo tanto, utilizamos los datos demográficos para seleccionar una serie diversa de ubicaciones geográficas para realizar las entrevistas.

 

Entrevistas de investigación: A quién entrevistamos

Los investigadores de Human Rights Watch realizan entrevistas cuando investigan las denuncias de abusos contra los derechos humanos con el fin de entender correctamente los hechos. Human Rights Watch intenta entrevistar a las personas directamente involucradas en los abusos: las víctimas y los testigos. Además de entender la realidad de los hechos, Human Rights Watch entrevista a las víctimas y a los testigos con el fin de darles la oportunidad de que sus voces e historias lleguen a una audiencia más amplia. Las entrevistas a víctimas y testigos también ayudan  a que Human Rights Watch desarrolle las recomendaciones que dirigimos a las autoridades para el cese y el resarcimiento de los abusos contra los derechos humanos.  

Los investigadores de Human Rights Watch suelen empezar su trabajo entrevistando a los que tienen conocimiento directo de las violaciones de derechos humanos ocurridas o de las cuestiones relevantes. Esto incluye a organizaciones y activistas locales de derechos humanos, y miembros locales de la sociedad civil. Estas conversaciones iniciales contribuyen a que los investigadores de Human Rights Watch identifiquen y localicen a las víctimas y los testigos que van a entrevistar. Además de las conversaciones informativas iniciales, nuestros investigadores también entrevistan a toda una serie de personas como representantes de organizaciones no gubernamentales locales e internacionales, representantes de la ONU, periodistas, doctores y expertos en medicina, abogados y expertos en derecho, líderes comunitarios, funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, diplomáticos y líderes de la sociedad civil con el fin de corroborar la información de los testigos y las víctimas, y entender mejor los aspectos sociales, políticos y culturales de la situación que Human Rights Watch está investigando.

Además de las víctimas y los testigos, Human Rights Watch siempre intenta ponerse en contacto con funcionarios del gobierno, líderes militares, organizaciones rebeldes o milicianas o cualquier otra persona acusada de cometer abusos con el fin de obtener información, explicaciones y otras versiones de los hechos, y comunicarles nuestras preocupaciones. Sin embargo, en muchos casos, nos han negado o no han respondido a las peticiones de dichas entrevistas.  

En algunas ocasiones no se han realizado las entrevistas con personas acusadas de abusos por los posibles riesgos para la seguridad de nuestros investigadores.

Entrevistas de investigación: Cómo entrevistamos a víctimas/testigos

Todo incidente o violación de los derechos humanos que Human Rights Watch investiga, y todas las víctimas o testigos que nuestros investigadores entrevistan, son singulares. Por lo tanto, no hay una metodología uniforme para entrevistar que se use en toda la organización. Pero los principios sobre los que se basan los investigadores de Human Rights Watch para realizar entrevistas con víctimas y testigos son los mismos: aunque las técnicas de entrevista pueden variar o adaptarse en cada situación, los principios rectores, como la necesidad de establecer la verdad, corroborar la veracidad de los testimonios, proteger la seguridad y la dignidad de los testigos, y mantenerse imparcial, son constantes en toda la organización. Algunas de las técnicas más habituales empleadas para entrevistar a testigos y víctimas son realizar las entrevistas en lugares privados, con la sola presencia del investigador y centrar las preguntas en los detalles de lo ocurrido.  

Las entrevistas en privado contribuyen tanto a mantener la confidencialidad y la privacidad del testigo como a evitar declaraciones falsas, exageraciones y conjeturas, al asegurarse de que los testigos declaran de manera independiente. Los investigadores siempre intentarán preguntar sobre los mismos hechos a otros testigos y víctimas, con el objetivo de corroborar los detalles de lo ocurrido, confirmar las declaraciones de los testigos, detectar las exageraciones y descartar las declaraciones no comprobables.  
    
Una de las técnicas de entrevista más empleadas para confirmar la veracidad de una declaración es centrar las preguntas en los detalles. Al centrarse en detalles como las edades, los nombres, los lugares, los tiempos y otras descripciones, los investigadores pueden identificar las declaraciones falsas o engañosas, o si las declaraciones se refieren a incidentes presenciados directamente, y no testimonios de oídas. Otra técnica para detectar las declaraciones falsas consiste en pedir a los entrevistados que repitan o aclaren la información ofrecida anteriormente durante la entrevista. Los investigadores suelen preguntar a otros testigos y víctimas sobre los mismos incidentes para poder confirmar la veracidad de las declaraciones. Es difícil e improbable que múltiples entrevistados ofrezcan los mismos detalles sobre un incidente, si dichos detalles son falsos.

Nuestros investigadores tienen cuidado de evitar que las personas que han sufrido abusos graves vuelvan a vivir el trauma. Se aseguran de abordar a los entrevistados en el momento y lugar apropiados y son capacitados para comunicarse con sensibilidad. La entrevista se desarrolla en un lugar seguro y privado. Se informa al entrevistado del objetivo y el alcance la entrevista, se cuenta con su consentimiento y se le garantiza el anonimato y la confidencialidad. Se asegura a los entrevistados que siempre tienen la opción de poner fin a la entrevista o no responder a una pregunta. Si el investigador considera que la víctima o el testigo no está emocionalmente preparado para una entrevista, ésta se puede cancelar o posponer.

Las entrevistas siempre se realizan en un idioma que domine el entrevistado (habitualmente su primer idioma o lengua materna). En la mayoría de los casos, el investigador de Human Rights Watch domina el idioma de la entrevista. En los casos en que el investigador no domina el idioma o dialecto local, Human Rights Watch usa a consultores e intérpretes. Es muy frecuente que los intérpretes sean activistas locales de derechos humanos que trabajan con el investigador y sean, por lo tanto, imparciales y entiendan la naturaleza de la entrevista y el trabajo de Human Rights Watch. Human Rights Watch capacita a los intérpretes y los consultores para que traduzcan las preguntas y las respuestas textualmente, por lo que se pueden hacer preguntas para aclarar el significado cuando sea necesario.  

Siempre que es posible, las entrevistas se realizan en persona. Cuando ha sido absolutamente imposible realizar la entrevista en persona, los investigadores de Human Rights Watch han entrevistado a testigos y víctimas a través del teléfono y otros modos de comunicación. El lugar y la modalidad de la entrevista siempre se anotan correctamente en el informe publicado por Human Rights Watch.

Investigación no basada en entrevistas

Las entrevistas no son el único tipo de prueba empleada por Human Rights Watch durante la investigación y la redacción del informe. Realizamos un amplio examen de las informaciones de los medios de comunicación, la legislación nacional, el derecho internacional, los documentos sobre política, los informes académicos y los informes de la sociedad civil durante las fases iniciales y durante todo el proceso de investigación. Se utilizan la documentación judicial, los informes oficiales, las condenas y las sentencias para argumentar los casos en los informes de Human Rights Watch. Los datos recopilados de fuentes como la ONU, los organismos intergubernamentales regionales y las agencias del gobierno nacional también se suelen analizar para demostrar la existencia y el alcance de las violaciones de los derechos humanos. Algunos ejemplos de ello son el uso de datos sobre sentencias penales en Estados Unidos para demostrar las discrepancias raciales en las condenas de menores de edad a cadena perpetua sin derecho a libertad condicional, o el uso de registros de pagos de pacientes en los hospitales en Burundi para demostrar el trato desigual y carente de ética de los pacientes. También ha habido casos en los que los investigadores de Human Rights Watch han reunido y analizado los datos principales, como en un informe enumerando los crímenes de guerra en Kosovo que contiene nuestro propio análisis de las tendencias de los datos.
    
Sobre el terreno, los investigadores recopilan a veces información y datos que no están basados en las entrevistas, sino en el examen del lugar de los hechos. Los investigadores de Human Rights Watch han utilizado instrumentos forenses para documentar violaciones de los derechos humanos. Los investigadores han fotografiado lesiones y cicatrices en cuerpos, documentado lugares de destrucción, documentando casquillos de munición y medido y analizado cráteres provocados por explosiones. Human Rights Watch también ha usado coordenadas de GPS e imágenes de satélite para exponer visualmente los escenarios de los abusos contra los derechos humanos. A la hora de documentar pruebas de violaciones de los derechos humanos, los investigadores están capacitados para usar cualquier método a su disposición y no depender solamente de las entrevistas.

Desafíos específicos para la metodología

Investigación en sociedades cerradas

Human Rights Watch realiza investigaciones en muchos países y regiones que pueden definirse como “sociedades cerradas”. Algunos de estos países, como Irán o Corea del Norte, cierran completamente sus fronteras a nuestros investigadores. Otras “regiones cerradas” pueden estar en países técnicamente “abiertos”, pero están cerradas a los investigadores debido a la inseguridad o las restricciones impuestas por las autoridades. La investigación en estas regiones plantea muchos obstáculos para actividades como la identificación de violaciones de derechos humanos, obtener un entendimiento exhaustivo del contexto local, identificar a víctimas y testigos, y determinar las recomendaciones adecuadas y las oportunidades de incidencia política. La seguridad es la principal preocupación de Human Rights Watch, no sólo la de nuestros investigadores, sino también la de las personas con las que nuestros investigadores hablan. En estas regiones cerradas existe con frecuencia una amenaza constante contra la seguridad de nuestros contactos y las personas con las que hablamos, y nuestra mayor prioridad es proteger su seguridad, incluso mucho después de que los investigadores hayan salido de la zona.

Los investigadores de Human Rights Watch utilizan muchos métodos para reunir información de regiones cerradas. Aunque no visiten el lugar, los investigadores pueden realizar entrevistas con víctimas y testigos. Las entrevistas suelen efectuarse por teléfono y, en ocasiones, mediante comunicación en línea. Estas entrevistas se usan habitualmente para reunir información de los antecedentes e identificar violaciones de derechos humanos, pero, en ocasiones, Human Rights Watch utiliza en sus informes testimonios de víctimas o testigos recopilados de manera remota. Los investigadores se preocupan mucho de comprobar las identidades de víctimas o testigos y de corroborar sus testimonios mediante preguntas y contrastando su información con la de otras fuentes.  

Las entrevistas fronterizas, que se realizan en los confines de países o regiones con testigos recién llegados de una región cerrada, son otro método para entrevistar a víctimas y testigos de abusos contra los derechos humanos. Esta técnica ha resultado ser una de las maneras más eficaces para recopilar información de una sociedad cerrada y, a veces, ha sido la única manera de obtener información sobre lo que está ocurriendo en el país o la región. Entre los lugares en los que realizamos nuestras entrevistas fronterizas están los campamentos de refugiados o de personas desplazadas, y los puestos militares o de grupos rebeldes.  

Recientemente, Human Rights Watch ha empezado a utilizar tecnología de satélite para exponer los abusos contra los derechos humanos en regiones cerradas. Las imágenes de satélite son sumamente eficaces para mostrar el antes y el después de un conflicto importante, como la destrucción de aldeas o los movimientos masivos de personas, como el desplazamiento de refugiados. Las imágenes de satélite se han usado cuando Human Rights Watch ha recibido información de ataques a lugares específicos pero no ha tenido la oportunidad de entrar en la región para confirmarla. Mediante las coordenadas de GPS obtenidas previamente de las aldeas presuntamente atacadas, los investigadores han podido adquirir una serie de imágenes de satélite de dichas aldeas tomadas durante un período de tiempo. Estas imágenes fechadas ofrecen una prueba clara del antes y el después de un ataque.