Cambio en las directrices sería retroactivo
21 de Julio de 2014
La decisión de la Comisión de Sentencias es un paso importante para erradicar el castigo desproporcionado y las disparidades raciales que han plagado las sentencias federales por delitos de drogas durante décadas. Aunque el aplazamiento de un año sea decepcionante, la Comisión de Sentencias ha adoptado el principio de que las reducciones de sentencia deberían beneficiar tanto a los reclusos actuales como a futuros delincuentes.
Antonio Ginatta, director de incidencia del programa de EE.UU.

(Washington, DC) – Una decisión de la Comisión de Sentencias de EE.UU. concederá a 46.000 presos federales que cumplen condenas innecesariamente largas por delitos de drogas una oportunidad para buscar la reducción de sus sentencias, dijo hoy Human Rights Watch. La decisión, emitida el 18 de julio de 2014, haría que una enmienda reciente a las directrices para el cálculo de las penas por delitos de drogas sea totalmente retroactiva, incluyendo a los reclusos ya sentenciados, así como a futuros delincuentes.

La Comisión de Sentencias rechazó los intentos de última hora para denegar la retroactividad a algunos delincuentes, sin embargo aceptó aplazar durante un año la aplicación de la retroactividad.

“La decisión de la Comisión de Sentencias es un paso importante para erradicar el castigo desproporcionado y las disparidades raciales que han plagado las sentencias federales por delitos de drogas durante décadas”, dijo Antonio Ginatta, director de incidencia del programa de EE.UU. para Human Rights Watch. “Aunque el aplazamiento de un año sea decepcionante, la Comisión de Sentencias ha adoptado el principio de que las reducciones de sentencia deberían beneficiar tanto a los reclusos actuales como a futuros delincuentes”.

En abril, la Comisión decidió por unanimidad que las sentencias federales por delitos de drogas eran más largas de lo necesario para cumplir con los objetivos de la pena. En una presentación ante la Comisión de Sentencias, Human Rights Watch instó a la Comisión a que hiciera que la enmienda fuera totalmente retroactiva, al señalar que no había justificación para exigir que los presos federales continuaran sirviendo penas de prisión impuestas bajo una estructura que la Comisión ya había acertadamente descartado.

La Comisión señaló que el Congreso de EE.UU. tiene hasta el 1 de noviembre para vetar sus enmiendas a las directrices para los casos de drogas. El Congreso debería dejar las enmiendas intactas, incluso mientras continúa discutiendo reformas más profundas del proceso de sentencia a través de la legislación, dijo Human Rights Watch.

“El propio Congreso está evaluando la mejor manera de abordar los graves problemas de la encarcelación masiva y las sentencias demasiado duras por delitos de drogas”, dijo Ginatta. “Se debería empezar por permitir que entren en vigor las enmiendas de la Comisión de Sentencias”.